Etiquetado: salud colaborativa RSS

  • Ignacio Basagoiti

    Ignacio Basagoiti 13:02 el 24 June, 2013 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: crowdfunding, empoderamiento, , , salud colaborativa,   

    “Que inventen ellos” 

    Es la crisis, pero también lo era antes. Hablamos de la competitividad y del modelo productivo.

    Un mundo globalizado, especialmente en el plano comercial, impone a los estados, las empresas y los individuos, competir por hacerse un hueco. Esta competición puede llevar implícita desigualdades en cuanto a cuestiones como la libertad individual y la protección a los mas desfavorecidos.

    Por suerte, nos ha tocado nacer en el primer mundo y, además, en Europa, donde los ciudadanos tenemos -y queremos seguir teniendo- altas cotas de libertad individual y los estados tienen la obligación de promover el bienestar de la población.

    Esto, ya de entrada, hace que vivamos en entornos productivos mas caros y menos competitivos que países con regímenes totalitarios (léase China, por ejemplo) o con sistemas económicos mas injustos (léase EEUU, donde la enfermedad es la primera causa de bancarrota familiar).

    Como no podemos competir en igualdad de condiciones, el camino es poner en el mercado productos mas sofisticados y de mejor calidad. Innovar, en definitiva. Y para ello es imprescindible emplear importantes recursos en educación e I+D. No podemos fabricar brochas, por ejemplo, al mismo precio que los chinos. Si queremos fabricar brochas tendrán que ser muy buenas o tendrán que ser especiales. Para competir en precios las empresas tendrán que “deslocalizarse” a lugares mas baratos. Para competir en calidad necesitaremos mano de obra cualificada e inversión en investigación y diseño. En este momento, la capacidad de las PYME para llevar a cabo esta inversión está muy disminuida. Sería el momento de que esta tarea fuera soportada por el estado quien, bajo fórmulas diversas, recuperaría esta inversión a medio plazo. Además, ya sabemos, mas ventas, mas empleo, menos subsidios, menos gasto.

    Pues bien, los tiros van en dirección contraria. Estamos optando por el modelo “chiringuito de playa”. Para ser competitivos, hagamos trabajar mas y demos menos sueldos. Además, reduzcamos drásticamente la inversión en educación e investigación como si de un gasto superfluo se tratase.

    El gran problema es que estas partidas no son gastos superfluos, sino elementos centrales en cualquier economía moderna. Un recorte en estos campos supone pérdida de las mejores cabezas (no emigran nunca los mas “tontos”) y una segura travesía por el desierto durante décadas. Pensemos que se tarda años en poner en marcha y posicionar la investigación de un país. En España hemos tardado unos 15 años. Los investigadores, al igual que los deportistas de élite, no surgen de la nada.

    Que la investigación es un elemento clave en la recuperación económica es un hecho claro para países como Francia, Alemania o EEUU. En España, sin embargo, el gasto público en I+D se ha ido reduciendo desde el comienzo de la crisis regresando al 0´25 del PIB (el mismo que en 1985) y las previsiones hasta el año 2020 son congelar estas partidas.

    Los próximos meses nos mostrarán el devastador efecto de esta política. Si muchos grupos de investigación han tenido que reducir sus líneas y actividades, otros muchos van languideciendo todavía gracias a los proyectos competitivos que han conseguido y que son plurianuales.Cuando éstos finalicen, no habrá nuevos proyectos que los reemplacen, y los grupos se disgregarán.

    El poder ciudadano, una vez mas, es capaz de ofrecer un rayito de esperanza. El crowdfunding aplicado a la investigación, el mecenazgo e, incluso, la participación en los gastos de los ensayos clínicos de los propios pacientes está posibilitando sacar proyectos adelante. De igual manera, otros investigadores utilizan las redes sociales y las posibilidades de Internet para llevar a cabo proyectos colaborativos en su tiempo privado. Hay muchos ejemplos para ilustrar esta esperanza. La Dra Mercedes Serrano en el Síndrome de Lowe, IrsiCaixa en el Síndrome de Fatiga Crónica, la investigación en diabetes con el Proyecto Paula y un largo etcétera.

    Unamuno pensaba que no estábamos hechos para la ciencia. No era eso, era el dinero.

     
  • Ignacio Basagoiti

    Ignacio Basagoiti 12:49 el 29 March, 2011 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , , , salud colaborativa   

    La Blogosfera sanitaria y el mito de la caverna. 

    La literatura y los malos historiadores, nos han hecho creer que la innovación puede surgir de la nada, en lo que podríamos llamar “efecto seta”. Quienes tuvimos la suerte de tener en el aula a Jose María López-Piñero, sabemos que las cosas nunca ocurren así: ni en el caso de Cajal, ni tampoco en la Blogosfera Sanitaria.

    Para que el conocimiento y la innovación irrumpan en un área y momento determinados, es necesario que exista un caldo de cultivo, y son necesario pioneros que consigan crear ese clima favorable.

    En nuestro caso, los pioneros de Internet para la Salud han sido muchos y, tal y como hoy ocurre, encabezados por médicos de familia y pediatras. Consiguieron usar sus aplicaciones en la consulta, abrirse hueco en los congresos médicos (eso si, en las peores horas para que las sesiones tuvieran público), y hacer oir su voz en aquellos lugares donde alguien les escuchase. No voy a citar a nadie, porque la memoria es injusta y mis canas recientes. A algunos los conoceis, porque siguen en primera fila, sin ropas de gurú pero tirando del carro. En esta época la SEIS, con sus muchas virtudes y sus muchos defectos, fué la única organización real. El correo electrónico y las listas de distribución impidiero, seguramente, congregar de un modo mas eficiente a un colectivo tan atomizado. De aquellos mimbres vino esta blogosfera, y es necesario no olvidarlo.

    Y si el primer congreso supuso una toma de conciencia, un año después todos somos mas sabios, y nos sabemos menos solos. A partir de aquí, ¿cómo enfocar este segundo encuentro?. Creo que todos tenemos la percepción de que las cosas están cambiando pero, ¿lo están haciendo?.

    Me explico. Nuestro colectivo debe estar formado por unas 2.000 personas (tirando de largo) entre profesionales sanitarios, documentalistas, gestores, periodistas y algunas otras hierbas. Todos asumimos los mismos principios básicos (medicina participativa, herramientas colaborativas, necesidad de cambios organizativos. . ), estamos interconectados (twitter, facebook, linkedin. . . ), consumimos la información que generamos (blogs, medios “amigos”) y además estamos dispuestos a evangelizar a todo aquel que se cruce con nosotros ;-). En definitiva, si hablásemos de otras cosas, seríamos una secta.

    Superar esta barrera “grupal” quizá debería ser ahora una de nuestras prioridades. Abrirnos a la crítica, demostrar mas que convencer, generar valor, plantear alternativas concretas. . . Uff, una larga lista de tareas. Lo mejor es que la mayoría ya están empezadas. Lo peor es que aún seguimos hablando de nosotros, que cómo vemos la realidad, de la realidad que nos parece que cambia.

    Pero los datos son obstinados. Nos parece que las cosas están cambiando a mayor velocidad de como realmente lo hacen, y es porque es cierto que cada vez somos mas y nos conocemos mejor. Dos de cada tres hospitales no tienen una simple web. Los datos de ObservaTICS son obstinados.

    Tengamos claro que ni Internet ni los medios sociales son capaces de cambiar el sistema por si solos, pero son la palanca de cambio para mover el mundo. Y el mundo acabará moviéndose. Podemos esperar a que las cosas caigan por su propio peso, que la tecnología ocupe su lugar de forma natural, y que el sistema sanitario cambie ante la necesidad de sostenerse. Habremos perdido entonces una década de oportunidades, y nos encontraremos en el furgón de cola de los países de nuestro entorno.

    En Junio tenemos el II Congreso de la Blogosfera Sanitaria y este segundo encuentro estará enfocado, precisamente,  en “potenciar la calidad, responsabilidad social y autorregulación, rol y fin social de los blogs, necesidad de investigación en torno a este fenómeno, la necesidad de evaluar nuestro impacto, la irrupción de nuevas tecnologías. . ”

    La cosa promete. Ya nos conocemos. Constituimos un grupo con un impresionante capital humano, y un potencial imparable. Vamos a darle forma.Segundo Congreso Blogosfera Sanitaria

     
  • Ignacio Basagoiti

    Ignacio Basagoiti 13:10 el 15 February, 2011 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , salud colaborativa   

    Blogosféricos e integrados: comienza nuestro viaje. 

    Botadura del acorazado España en 1912

    Nos bebemos el cava. botamos el barco e iniciamos el viaje!!

    Llevábamos tiempo (bueno, sí, mucho tiempo) dándole vueltas a esto de tener un blog. Siempre ha habido trabajo urgente, tareas pendientes, y toda esa montaña de imprevistos que hacen que, a veces, lo realmente importante vaya quedando aparcado.

    En este intervalo, han ido ocurriendo cosas que nos parecen realmente significativas. El primer hito fue gripe y calma. Un grupo de blogueros sanitarios tuvieron una idea, la pusieron en práctica, y crearon una voz alternativa pero autorizada que compitió con la información oficial sobre la Gripe A.

    El segundo hito, y quizá mas revelador, fue el I Congreso de la Blogosfera Sanitaria. En junio del año pasado, blogueros, twitteros y todas las razas de profesionales nos juntamos en Madrid en algo que resultó ser el Woodstock sanitario.  En este inédito encuentro  de médicos, enfermeros, farmacéuticos, periodistas, documentalistas, informáticos, economistas, todos aquellos que teníamos nuestra pequeña voz en Internet nos descubrimos como personas reales, que compartíamos intereses similares y, lo que es mas importante, que nuestras voces unidas podían resonar con fuerza, crear opinión y cambiar las cosas en el mundo real.

    Se trató de una revelación, de una toma de conciencia que ya ha comenzado a dar sus frutos en iniciativas basadas en la imaginación y la colaboración. “Internet en la consulta. . .”, “Manifiesto de Abla” y “Mi vida sin ti” son solo los primeros y vacilantes pasos.

    En cuanto a nosotros, hace nada menos que hace 10 años decíamos cosas como ” la universalización del acceso a internet ha posibilitado la aparición de una nueva cultura: la COMUNICACIÓN GLOBAL, que está haciendo tambalearse conceptos históricamente sedimentados como espacio físico, distancia, fronteras, intimidad e, incluso, propiedad intelectual, pero no teníamos ni idea de cuan acertados estábamos. WikiLeaks, Egipto o Alex de la Iglesia son buenos ejemplos de dónde nos encontramos, y cómo el mundo “oficial” no termina de enterarse.

    Evidentemente, no era una profecía, ni tenemos una bola mágica. Las claves ya estaban ahí, de igual modo que podemos preveer por donde irán los tiros en los próximos años (uff, esperamos que tiros precisamente no), pero de esto ya hablaremos más adelante.

    Siguiendo con el tema, mucho ha y está cambiando, y mucho queda por moverse aún. Plantearnos hacer otro blog de salud, a estas alturas, puede resultar  para algunos más de lo mismo. Y sin embargo. . .

    Es cierto que Vicente y yo tenemos la suerte de poder expresar nuestras ideas en foros, medios, reuniones. . . pero aunque somos privilegiados en este aspecto, echamos de menos un espacio personal para contar preocupaciones, opiniones, y poner en limpio todas esas ideas que terminan desapareciendo cuando no se escriben.

    Escribiremos nuestra “salud colaborativa” para nosotros, sobre todo para nosotros, con mucha humildad y ganas de aprender. Esperamos, no obstante, que pueda interesaros.

    Nuestra “Salud colaborativa” comienza compartiendo espacio. Un teleco y un médico, ¡quien sabe que puede salir de aquí!.

     
c
crear nuevo post
j
siguiente post/siguiente comentario
k
anterior post/anterior comentario
r
responder
e
editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al principio
l
ir a la página de ingreso
h
mostrar/ocultar ayuda
esc
cancelar